Un espacio de transición entre el hogar y el jardín de infantes; el primer despegue del grupo familiar. Pensado desde y para el niño, considerando la importancia de respetar sus horarios y rutinas en estos primeros años de vida.

Los niños concurren a espacio lúdico 3 veces por semana, en la mañana o en la tarde, con jornadas de 2 horas y media.

Compartir experiencias con sus pares le brindará al niño la posibilidad de enriquecer y adquirir nuevos aprendizajes en forma natural, promoviendo una progresiva independencia.